Introduction >

I. Qué es el cambio de comportamiento

El comportamiento humano puede definirse como los patrones de acción observables de una persona en relación con su entorno que producen resultados medibles. En el contexto de las intervenciones de Acción Contra el Hambre, una amplia gama de comportamientos influyen en las causas y los efectos de la desnutrición en varios sectores de intervención, como se muestra en los siguientes ejemplos.

Sectores de intervenciónEjemplos de comportamientos importantes
Agua, saneamiento e higiene• Lavarse las manos con jabón en momentos clave.
• Almacenamiento y manejo seguro del agua en el hogar.
• Disposición y gestión higiénica de las heces.
Salud y Nutrición• Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses.
• Uso correcto de los alimentos terapéuticos listos para el consumo.
• Tratamiento de las enfermedades infantiles.
Salud mental y Prácticas de cuidado• Mantener limpias las áreas de juego de los niños.
• Estimulación y apoyo de los niños durante las comidas.
• Uso de los servicios de atención prenatal y durante el parto.
Seguridad alimentaria y medios de vida• Utilización de compost en la producción de cultivos.
• Vacunación del ganado contra las enfermedades.
• Contribución a un fondo de ahorro o a una póliza de seguro.

Estos y muchos otros comportamientos se reflejan normalmente en los objetivos, indicadores y resultados previstos. Aquí se presentan algunos ejemplos tomados de documentos de proyectos recientes:

“Para prevenir resultados nutricionales deficientes a través de la promoción rigurosa de prácticas óptimas de alimentación infantil y prácticas adecuadas de higiene/saneamiento

“Aumentar la diversidad y la frecuencia de los alimentos que se consumen el hogar

“10.800 hogares han recibido botiquines de higiene y han mejorado sus conocimientos y prácticas relacionados con la prevención y reducción del cólera

“Fomentar la adopción de prácticas agrícolas sostenibles, incluyendo la rotación de cultivos, asociación de cultivos y el uso de abonos orgánicos por parte de las familias de pequeños agricultores del distrito”

El éxito de estos proyectos depende de que las personas seleccionadas adopten nuevos comportamientos o modifiquen los existentes y los mantengan a lo largo del tiempo. Esta es la esencia del cambio de comportamiento en el contexto de una intervención.

¡Promover el cambio de comportamiento no es fácil! Incluso los comportamientos aparentemente simples son en realidad bastante complejos cuando se observa de cerca el patrón de acciones que implican.

Por ejemplo, lavarse las manos con jabón en momentos clave implica ir al lugar de lavado de manos, mojarse las manos, aplicar el jabón, frotarse las manos durante 20 segundos…. bueno, ya sabes el resto. Y realizar esta operación una y otra vez, día tras día, también requiere realmente querer hacerlo, recordar hacerlo, sentirse cómodo al hacerlo y tener los medios para hacerlo. Todo este tipo de cosas pueden impedir que una persona practique el lavado de manos correctamente cada vez.

Cuando se trata de promover un cambio de comportamiento entre un gran número de personas de una manera fiable y sostenible, los retos son considerables. Muchos lectores de esta guía pueden haber experimentado personalmente algunas de las dificultades que implica.

Aquí se pueden ver algunos de los problemas comunes que el personal del proyecto puede encontrar en una intervención para promover el lavado de manos con jabón en momentos clave:

  • “Nos dimos cuenta después de que la gente ya tenía una fuerte práctica de lavado de manos, pero nadie nos lo dijo en ese momento”.
  • “La gente de la emisora de radio no entendía realmente lo que queríamos comunicar”.
  • “El conocimiento de la gente sobre el lavado de manos aumentó, pero no se sintieron motivados para llevarlo a cabo”.
  • “Gastamos mucho dinero en anuncios de radio, pero el grupo objetivo nunca los escuchó”.
  • “La gente quería aumentar la práctica de lavado de manos, pero no tenía acceso a jabón barato, por lo que su comportamiento no cambió”.
  • “La gente se quejaba de que necesitaba trabajo y un buen suministro de agua, no consejos sobre el lavado de manos”.
  • “Entendimos más tarde que los hombres desanimaron a las mujeres a usar jabón”.
  • “La práctica del lavado de manos mejoró al principio, pero volvió a ser muy baja al final de la campaña”.

Para evitar estas dificultades comunes es necesario utilizar un enfoque sistemático y científico del cambio de comportamiento, es decir, tratar el cambio de comportamiento como un tema técnico utilizando herramientas y métodos fiables como parte de un enfoque programático, como cualquier otra intervención.