Proceso paso a paso >

IV. Implementación, monitoreo y evaluación

Durante la etapa de Implementación, Monitoreo y Evaluación, la estrategia de cambio de comportamiento es desarrollada para influenciar los determinantes del comportamiento y lograr un cambio medible.

La implementación de la estrategia es monitoreada y ajustada según sea necesario, y se evalúa su efecto sobre el comportamiento.

a) Implementación y monitoreo

La implementación, el monitoreo y la dirección de la intervención para el cambio de comportamiento no es diferente, en principio, a cualquier otro tipo de intervención: requiere tener un plan de implementación bien pensado, recursos suficientes (personal, material y monetario) para llevarlo a cabo, y un plan de monitoreo que ayude al jefe de proyecto a identificar y abordar los desafíos y oportunidades de mejora que surjan.

He aquí una lista de ingredientes esenciales para una intervención eficaz en la práctica para el cambio de comportamiento.

  • Reclutamiento de personal y voluntarios, y asegurar su disponibilidad para las actividades de cambio de comportamiento;
  • Capacitación, supervisión y apoyo del personal y los voluntarios, poniendo el foco en proporcionar un feedback útil (lo cual es un desafío particular cuando hay muchos de ellos involucrados en actividades tales como visitas a los hogares);
  • Producción de materiales tales como productos de comunicación, artículos físicos y servicios necesarios para llevar a cabo las actividades de cambio de comportamiento, ya sea directamente o a través de un socio o proveedor de servicios de ejecución;
  • Formación y apoyo de las asociaciones, comités y grupos necesarios para la intervención en el cambio de comportamiento;
  • Evaluar y mejorar las actividades piloto antes de su puesta en escala;
  • Involucrar a la comunidad de la población objetivo y a los actores locales importantes para que tengan el máximo apoyo a la intervención de cambio de comportamiento;
  • Coordinación con otros componentes dentro del proyecto o programa de ACH, y con otras iniciativas que puedan influir en la intervención para el cambio de comportamiento (por ejemplo, otras organizaciones que trabajan en los mismos temas o con la misma población);
  • Mantenerse al día con el calendario de entregas según lo planificado o modificarlo de forma controlada si es necesario;
  • Asegurar que las actividades se llevan a cabo correctamente, con el uso de una checklist de calidad para cada una de ellas;
  • Tener sesiones regulares de feedback con el personal de campo y reuniones con miembros de la comunidad para discutir experiencias y buscar mejoras.

Todos estos aspectos de la implementación requieren un seguimiento y una gestión activos con la ayuda del plan de monitoreo desarrollado durante la fase de diseño.

Implementar, monitorear y dirigir la intervención de cambio de comportamiento.

b) Evaluación

La intervención para el cambio de comportamiento puede ser evaluada como parte de la evaluación del proyecto en el que se inserta, o como una intervención específica. La siguiente lista a continuación presenta criterios de evaluación, preguntas y posibles técnicas de medición para evaluar la intervención para el cambio de comportamiento.

Evaluar las actividades, cobertura y resultados de la intervención de cambio de comportamiento.

Criterios de evaluaciónPreguntas de evaluaciónTécnicas de medición
Ejecución (Actividades)• ¿Se realizó la intervención según lo previsto?
• ¿Se llevaron a cabo las actividades planificadas a la escala y con la calidad prevista?
• ¿Qué ajustes se hicieron y por qué se hicieron?
• Consultar los registros de monitoreo.
• Examinar los materiales de promoción y los protocolos producidos en la intervención.
Cobertura

• ¿Qué porcentaje de la población objetivo fue alcanzado por la intervención para el cambio de comportamiento (exposición)?
• ¿Cuál fue la intensidad de la exposición (por ejemplo, la gente escuchó un anuncio de radio de treinta y dos segundos, o también recibió una visita domiciliaria y participó en una reunión comunitaria)?
• Consultar los registros de monitoreo.
• Incluir preguntas sobre la cobertura en una encuesta.
• Utilizar entrevistas para evaluar la intensidad de la exposición.
Impacto en el comportamiento (Resultados)• ¿Dieron resultado en la práctica la condición y la cobertura del comportamiento esperado y, en caso afirmativo, en qué medida?
• ¿Hubo algún grupo dentro de la población objetivo al que llegó la intervención pero que no adoptó el nuevo comportamiento?
• Si es así, ¿por qué?
• Observación estructurada de los comportamientos (por ejemplo, observar a las personas lavándose las manos).
• Llevar a cabo controles aleatorios para buscar indicadores de comportamiento (por ejemplo, comprobar la presencia de agua y jabón).

La ejecución y la cobertura deben ser monitoreadas durante la implementación de la intervención para el cambio de comportamiento, así como en la evaluación. Idealmente, el impacto conductual debería evaluarse mediante la comparación de los comportamientos antes y después de la intervención.

La evaluación del impacto del cambio de comportamiento en la salud, los medios de vida, etc., es un proceso complejo que requiere un diseño cuidadoso y recursos sustanciales. En la mayoría de los casos, basta con suponer que la adopción del comportamiento previsto conduce a un impacto a un nivel superior, tal y como se ha establecido en estudios anteriores.

a) Implementación y monitoreo

Implementar, monitorear y dirigir la intervención de cambio de comportamiento.

La implementación, el monitoreo y la dirección de la intervención para el cambio de comportamiento no es diferente, en principio, a cualquier otro tipo de intervención: requiere tener un plan de implementación bien pensado, recursos suficientes (personal, material y monetario) para llevarlo a cabo, y un plan de monitoreo que ayude al jefe de proyecto a identificar y abordar los desafíos y oportunidades de mejora que surjan.

He aquí una lista de ingredientes esenciales para una intervención eficaz en la práctica para el cambio de comportamiento.

  • Reclutamiento de personal y voluntarios, y asegurar su disponibilidad para las actividades de cambio de comportamiento;
  • Capacitación, supervisión y apoyo del personal y los voluntarios, poniendo el foco en proporcionar un feedback útil (lo cual es un desafío particular cuando hay muchos de ellos involucrados en actividades tales como visitas a los hogares);
  • Producción de materiales tales como productos de comunicación, artículos físicos y servicios necesarios para llevar a cabo las actividades de cambio de comportamiento, ya sea directamente o a través de un socio o proveedor de servicios de ejecución;
  • Formación y apoyo de las asociaciones, comités y grupos necesarios para la intervención en el cambio de comportamiento;
  • Evaluar y mejorar las actividades piloto antes de su puesta en escala;
  • Involucrar a la comunidad de la población objetivo y a los actores locales importantes para que tengan el máximo apoyo a la intervención de cambio de comportamiento;
  • Coordinación con otros componentes dentro del proyecto o programa de ACH, y con otras iniciativas que puedan influir en la intervención para el cambio de comportamiento (por ejemplo, otras organizaciones que trabajan en los mismos temas o con la misma población);
  • Mantenerse al día con el calendario de entregas según lo planificado o modificarlo de forma controlada si es necesario;
  • Asegurar que las actividades se llevan a cabo correctamente, con el uso de una checklist de calidad para cada una de ellas;
  • Tener sesiones regulares de feedback con el personal de campo y reuniones con miembros de la comunidad para discutir experiencias y buscar mejoras.

Todos estos aspectos de la implementación requieren un seguimiento y una gestión activos con la ayuda del plan de monitoreo desarrollado durante la fase de diseño.

b) Evaluación

Evaluar las actividades, cobertura y resultados de la intervención de cambio de comportamiento.

La intervención para el cambio de comportamiento puede ser evaluada como parte de la evaluación del proyecto en el que se inserta, o como una intervención específica. La siguiente lista a continuación presenta criterios de evaluación, preguntas y posibles técnicas de medición para evaluar la intervención para el cambio de comportamiento.

Criterios de evaluación: Ejecución (actividades)

Preguntas de evaluación:

  • ¿Se realizó la intervención según lo previsto?
  • ¿Se llevaron a cabo las actividades planificadas a la escala y con la calidad prevista?
  • ¿Qué ajustes se hicieron y por qué se hicieron?

Técnicas de medición:

  • Consultar los registros de monitoreo.
  • Examinar los materiales de promoción y los protocolos producidos en la intervención.

Criterios de evaluación: Cobertura

Preguntas de evaluación:

  • ¿Qué porcentaje de la población objetivo fue alcanzado por la intervención para el cambio de comportamiento (exposición)?
  • ¿Cuál fue la intensidad de la exposición (por ejemplo, la gente escuchó un anuncio de radio de treinta y dos segundos, o también recibió una visita domiciliaria y participó en una reunión comunitaria)?

Técnicas de medición:

  • Consultar los registros de monitoreo.
  • Incluir preguntas sobre la cobertura en una encuesta.
  • Utilizar entrevistas para evaluar la intensidad de la exposición.

Criterios de evaluación: Impacto en el comportamiento (resultados)

Preguntas de evaluación:

  • ¿Dieron resultado en la práctica la condición y la cobertura del comportamiento esperado y, en caso afirmativo, en qué medida?
  • ¿Hubo algún grupo dentro de la población objetivo al que llegó la intervención pero que no adoptó el nuevo comportamiento?
  • Si es así, ¿por qué?

Técnicas de medición:

  • Observación estructurada de los comportamientos (por ejemplo, observar a las personas lavándose las manos).
  • Llevar a cabo controles aleatorios para buscar indicadores de comportamiento (por ejemplo, comprobar la presencia de agua y jabón).

La ejecución y la cobertura deben ser monitoreadas durante la implementación de la intervención para el cambio de comportamiento, así como en la evaluación. Idealmente, el impacto conductual debería evaluarse mediante la comparación de los comportamientos antes y después de la intervención.

La evaluación del impacto del cambio de comportamiento en la salud, los medios de vida, etc., es un proceso complejo que requiere un diseño cuidadoso y recursos sustanciales. En la mayoría de los casos, basta con suponer que la adopción del comportamiento previsto conduce a un impacto a un nivel superior, tal y como se ha establecido en estudios anteriores.